top of page

Un Super Bowl para los Rams cargado de nostalgia musical

Febrero ya casi se fue pero aún tenemos en la cabeza la edición LVI del Super Bowl y que se disputó en el SoFi Stadium de Inglewood, California, para quedarse en casa. Los Ángeles Rams que, en un juego cargado de suspenso, sobre todo por la ventaja que ostentaron en gran parte de la primera mitad gracias al trabajo de Cooper Kupp, con ocho recepciones para 92 yardas y dos touchdowns que finalmente le dieron el MVP del juego, se estrechó posteriormente cuando los Bengals se pusieron en camino a una remontada al final del segundo cuarto con una jugada engañosa que condujo a un touchdown y una intercepción de Jessie Bates III. A pesar de todo, los dueños de casa derrotaron a los Bengals de Cincinnati por 23 puntos a 20.




Pero, como en cada edición del Super Bowl, el show de medio tiempo tiene un gran protagonismo especial, y el hip-hop y rap se encargaron de transportar al público y los televidentes a los 90’ y principios de los 2000, en primer lugar con las presentaciones de de Snoop Dogg y Dr. Dre que, al interpretar "The Next Episode" en un escenario que emuló a las mejores fiestas de los 90, fue como estar en las calles de Compton. Con "California Love" de Tupac Shakur, se encargaron de homenajear al difunto rapero y a la ciudad que albergó esta edición del Super Bowl.


50 cent, invitado sorpresa, interpretó "In Da Club", un tema clave para cualquier fiesta de principios de la década del 2000, para dejar que Mary J. Blige interpretara una mezcla de sus mayores éxitos y a Kendrick Lamar que deleitó al público con "Alright" junto con un grupo de bailarines perfectamente sincronizados. Eminem se robaría las miradas interpretando su éxito "Lose Yourself" y, para terminar, Dr. Dre cerró con "Still D.R.E", como el broche de oro para un espectáculo de medio tiempo destinado repasar lo mejor de la escena rap y hip-hop de los Estados Unidos.





Cabe destacar además que como en cada edición hubo récords, y en este caso, éste partido fue el más visto en los últimos 5 años, con un promedio de 101.1 millones de espectadores por televisión y de 11.2 en las plataformas en línea, contando a la NBC, Telemundo, Peacock, NBC Sports Digital, NFL Digital y Yahoo Sports Mobile. Además del récord en ventas de alimentos del SoFi Stadium que, con una capacidad de 70.240 aficionados, alcanzó un promedio de 167.37 dólares por persona, el más alto en la historia de un Super Bowl.

Finalmente, en lo deportivo, este partido dejó al entrenador de los Rams, Sean McVay, como el más joven en ganar un Super Bowl, tras cumplir 36 años el 24 de enero, superando el anterior récord del entrenador de los Steelers, Mike Tomlin, quien tenía 36 años, 10 meses y 18 días cuando ganó el Super Bowl XLIII en 2009.

Un partido llamativo, lleno de emociones y que como en cada edición del Super Bowl, para bien o para mal, se anota con nuevos números para la historia.









Imágenes de CNN

Comments


bottom of page